La vulnerabilidad cotiza en Bolsa

El pasado 11 de septiembre de 2001 una serie de ataques suicidas destruyeron las dos torres gemelas del World Trade Center de Nueva York y causaron graves daños en el edificio del Pentágono en Washington DC. Después de la catástrofe, las empresas afectadas han tratado de reemprender sus actividades de negocio. Según Gartner, dos de cada cinco empresas que sufren un desastre abandonan el negocio en un plazo no superior a cinco años. ¿Funcionaron los planes de continuidad de negocio como estaban previstos? ¿Hubo medios suficientes para hacer frente a tantas declaraciones de emergencia simultáneas? ¿Qué conclusiones podemos sacar de lo sucedido?
LLUIS SALAS ARENY
Responsable de Seguridad Informática
ALLIANZ, COMPAÑÍA DE SEGUROS Y REASEGUROS
lluis.salas@allianz.es

<volver